El Prado amplía su colección de arte medieval y renacentista

El Museo del Prado abre al público una nueva sala que permite un recorrido por el arte español medieval y renacentista de 1200 a 1500.  El espacio monográfico se ha acondicionado gracias a la donación por parte de la familia Várez Fisa de un singular conjunto de obras, que han supuesto una transformación en la visita al Museo, enriqueciendo la experiencia.

Canal Patrimonio_EFE

Vista general de la sala "Várez Fisa"_Archivo Museo del Prado

Vista general de la sala “Várez Fisa”_Archivo Museo del Prado

La nueva sala ha supuesto, según explicaba el director adjunto de conservación del Prado, Gabrielle Finaldi, “una transformación de las colecciones” que alberga el Museo del Prado. De ahí, que el espacio Várez Fisa, antes conocido como sala 52 A, se sitúe en el recorrido de la pintura española del Románico al Renacimiento. No en vano, la colección tiene entidad propia y  “enriquece y complementa estilos y autores ya representados, a la vez que contribuye a paliar algunas de las carencias que tiene el Museo del Prado en esta parte de su colección”, apuntan los responsables del Museo.

Esta nueva sala, que será inaugurada hoy por la Reina Doña Sofía, alberga un conjunto de doce obras donadas por el  matrimonio José Luis Várez Fisa y María Milagros Benegas Mendía y sus hijo. El espacio acoge además de esta docena de obras, el Retablo de San Cristóbal, recibido en 1970 y donado por la misma familia; la tabla de “San Andrés negándose a adorar al ídolo”, adquirida por el Estado, y atribuída a Lluís Borrassà; así como otras cuatro tablas procedentes también de la colección de la familia, cedidas en depósito a largo plazo.

Excepcional conservación

Frontal con escenas de la infancia de Cristo_Sala Várez Fisa_Archivo Museo del Prado

Frontal con escenas de la infancia de Cristo_Sala Várez Fisa_Archivo Museo del Prado

Entre las obras donadas se encuentra una tan fundamental de este período como la Virgen de Tobed (h. 1359-1362) tradicionalmente atribuida a Jaume Serra. Aunque es un ejemplo excepcional de pintura italo-gótica catalana, es mucho más valiosa si cabe como documento histórico, “porque es un ejemplo de propaganda política inusual en la que Enrique de Trastamara se autoproclama como rey de Castilla años antes de la muerte de su hermanastro el rey Pedro I el Cruel”, explican desde el Prado.

Mientras que entre las piezas cedidas en depósito destaca “Tríptico del Nacimiento de Jesús” conocido como el Tríptico de Zarzoso, ” una pieza singular, realizada en Castilla hacia 1450, por un pintor de origen nórdico. Su técnica cuidada, su buen estado de conservación y la originalidad con que su autor trató los distintos temas representados hacen de este tríptico una pequeña joya”, afirman desde el Museo.

De hecho, desde el Prado han destacado el extraordinario  estado de conservación en el que se encontraban las obras ya que solo ha sido necesario restaurar la escultura en alabastro “La Virgen entronizada con el Niño”, de Gil de Siloé, “prácticamente idéntica a la que se conserva en la cartuja de Miraflores y que constituye otra contribución importante, al ser su autor uno de los artífices más destacados de la escultura europea del siglo XV”.

Virgen entronizada con el Niño, Gil de Siloé_Sala "Várez Fisa"_Archivo Museo del Prado

Virgen entronizada con el Niño, Gil de Siloé_Sala “Várez Fisa”_Archivo Museo del Prado

Preside la sala el “Retablo de la Virgen” (1435/40) del maestro de Torralba, flanqueado por el “Retablo de San Cristóbal” y el “Retablo de San Juan Bautista”, en madera tallada y policromada del último cuarto del siglo XIII. Otras piezas que se pueden contemplar en esta sala son “San Antonio Abad”, de Joan Reixach; “San Gregorio Magno y san Jerónimo” y “San Ambrosio y san Agustín” de Pedro Berruguete; “Cristo de Piedad entre los profetas David y Jeremías”, de Diego de la Cruz. Así como “El Lavatorio” del maestro de Sant Esteve de Andorra; “La Oración en el huerto” de Paolo de San Leocadio; “Nacimiento de Cristo con un donante” de Fernando Llanos y “La Virgen con el Niño” de Juan de Flandes.

Domina y completa el nuevo espacio, cuya adecuación  ha sido dirigida por Rafael Moneo,  la presencia del artesonado construido en 1400 para el sotocoro de la iglesia de Santa Marina de Valencia de Don Juan (León). Con once metros y medio de largo y más de seis de ancho, la instalación de esta pieza “ha sido una de las operaciones más complejas a las que he asistido en el Prado”, comentó su director Miguel Zugaza, para quien esta obra se convertirá en seña de identidad de la nueva sala.

Acerca del Autor

Número de artículos : 5626

© 2013 Canal Patrimonio | Diseñado por Altamira-web | Aviso legal

Scroll to top