Nos adentramos hoy, para cerrar el bloque correspondiente a las infraestructuras del Camino de Santiago en las nunmerosas manifestaciones artísticas que encontramos a lo largo de la Ruta Jacobea.

 

El Camino de Santiago fue un espacio propicio para el desarrollo de las artes. Pocos itinerarios culturales como éste han logrado reunir un legado artístico tan rico y variado. Ello no quiere decir que se crearan estilos propios o que se dotara a éstos de características específicas y exclusivas por el hecho de implantarse a lo largo de la ruta de peregrinación. Sin embargo, fue tal su capacidad de absorción y de difusión que no hubo expresión artística en Europa que no dejara testimonios a lo largo del trayecto. En todo su recorrido encontramos manifestaciones de los más variados estilos y épocas, desde restos de la dominación romana hasta ejemplos del arte contemporáneo.

Zonas arqueológicas, castillos, puentes, iglesias y monasterios son algunas muestras de ese importante patrimonio, aunque también fueron relevantes otras manifestaciones, como la literatura y la música.

 

 

Descarga aquí el capítulo 13 de nuestro monográfico: las artes en el Camino

 

En entregas anteriores 

 

1. El descubrimiento del sepulcro y la propaganda compostelana

2. Los primeros peregrinos

3. La formación del Camino principal y su consolidación

4. Los caminos alternativos y rutas secundarias

5. La peregrinación a Compostela a lo largo de la historia

6. Los motivos de la peregrinación

7. La indumentaria y los atributos del peregrino

8. Los ritos y las ceremonias

9. Calzadas y puentes

10. Aldeas, villas y ciudades

11. Espacios de acogida

12. Espacios para el culto