La Academia de Bellas Artes de San Fernando acoge desde hoy y hasta el día 23 el I Congreso Internacional de Museografía, donde se reflexionará sobre los retos y las estrategias para los museos del siglo XXI, la arquitectura y la conservación de sus obras.

Canal Patrimonio

canalpatrimonio_congresomuseografia_efe

Este congreso, en el que estarán directores, conservadores y gestores culturales de tan grandes instituciones como el Museo del Prado, el Rijksmuseum, el Victoria & Albert Museum o los Museos Vaticanos, toma como punto de referencia y partida la reunión que se llevó a cabo, también en la Academia de Bellas Artes, en 1934.

Punto de partida

Una cita internacional, aquella, que contó con el apoyo del Estado y donde se dieron las primeras instrucciones sobre el tratamiento, la gestión y la arquitectura de los museos.

“Ahora, dos investigadoras han encontrado las actas de aquellas sesiones y, con ellas, una gran cantidad de documentación. Así es que empezaremos el congreso examinando esa documentación y su valor histórico, qué cosas tienen vigencia y qué otras no”, explica Fernado Terán, director de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando.

“Los museos han cambiado mucho -precisa Terán-, ahora hay unas instrucciones claras de la Unesco y todo ha adquirido un carácter mucho más científico, pero no había que dejar pasar esta cita sin revisar ese material de aquella conferencia de 1934, en la que hubo tantos responsables internacionales y donde se fijaron unas pautas que han determinado buena parte de todo lo que fueron los museos del siglo XX”, añade el académico y arquitecto.

Oportunidades

En este importante encuentro Terán ve también una oportunidad de abrir las puertas de la Academia de Bellas Artes y hacerla más visible a la sociedad. “Estamos procurando que deje de ser la gran desconocida, teniendo, como tiene, uno de los mejores museos de Madrid”, subraya.

Academia de Bellas Artes de San Fernando

La colección permanente de esta institución creada en 1752 incluye obras maestras del arte español, italiano y flamenco. De Goya alberga trece pinturas y casi toda su obra gráfica, con 228 planchas de cobre grabadas a mano por el pintor. Más de cuatro siglos de arte que llega hoy con pintores más contemporáneos, con vídeos o fotografías.

Además, la Academia posee un laboratorio de imagen virtual. “Somos la primera Academia que ha introducido en el museo la visión del edificio virtualmente por medio de drones”, recalca Terán.

Crisis y recortes

Pero la Academia de Bellas Artes también ha sufrido las consecuencias de la crisis y el recorte de las ayudas del Estado. “Nos han quitado hasta el 60 por ciento. Ahora estamos con el 40 por ciento de subvención y buscando ingresos por todas partes”, reconoce su director, que sentencia: “Hemos hecho cálculos y, si no hay más ayudas, tendremos como para diez años”.

Retos

Por todo ello, Terán cree muy necesaria una “buena” ley de mecenazgo. “Es fundamental para entidades como la nuestra. Estamos detrás de nombrar socios especiales o benefactores; lo que tenemos que hacer es encontrar la forma para ser más independientes”, subraya.

Otro de los retos de la Academia es abrir las puertas a más mujeres. Hasta ahora solo había tres nombres, Teresa Berganza, Carmen Laffon y Cristina García Rodero; pero el próximo 18 de diciembre ingresará la crítica y catedrática de arte Estrella de Diego, y después lo harán la cineasta Josefina Molina y la musicóloga Begoña Lolo. “Estamos en ello, pero todo va despacio”, concluye Terán, con el deseo de que esta cita mundial para hablar del futuro de los museos sea todo un éxito.

El I Congreso Internacional de Museografía ha sido organizado por la Real Academia de Bellas Artes en colaboración con la Secretaría de Estado de Cultura, el Consejo Internacional de Museos, el grupo de investigación SU+MA de la Universidad Complutense y la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo. Carmen Sigüenza_EFE

IMAGEN: Una mujer observa la obras “La Ruota Dentata” de Asier Mendizabal, en el Museo Reina Sofía. EFE/Archivo