El escultor salmantino Venancio Blanco ha revelado el secreto de su última obra “Cristo vuelve al Padre” en la exposición que ha inaugurado en Alba de Tormes, en Salamanca, en la que ofrece una selección de su obra de temática religiosa que se suma a “Las Edades del Hombre”.

Canal Patrimonio

Escultura de Venancio Blanco

La iglesia de San Juan de Alba de Tormes reúne una selección de obras religiosas que conjuga piezas medievales y renacentistas con otras de gran formato del artista contemporáneo salmantino Venancio Blanco (Matilla de los Caños del Río, Salamanca, 1923). El artista ha reconocido que “la ilusión” por la escultura religiosa le “mantiene vivo y casi sereno”. Bajo el título “Escultura religiosa. Venancio Blanco” la muestra reúne catorce de sus obras realizadas entre 1997 y 2015, la más reciente, y que se expone por primera vez el “Cristo vuelve al Padre”.

 

Realizadas en bronce fundido a la cera perdida, la exposición se inicia con la “Anunciación” y le siguen la “Virgen con el Niño”, la “Piedad”, la “Sagrada Cena”, una custodia monumental y “El Calvario”, además de dos ángeles y mártires y santos como “San Sebastián”, “San Francisco de Asís” y “San Juan de la Cruz”. Todas ellas se podrán contemplar hasta el próximo día 10 de noviembre a escasos metros de la basílica que desde el pasado marzo acoge el último capitulo de “Teresa de Jesús. Maestra de oración”, la vigésima entrega de “Las Edades del Hombre” y que comparte sede con Ávila.

En su intervención el secretario de la Fundación “Las Edades del Hombre”, Gonzalo Jiménez, ha destacado la relevancia de los temas religiosos en la obra de Blanco, mientras que la consejera de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, Alicia García, ha calificado la muestra de “un aliciente más” para visitar Alba de Tormes con motivo del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Ha destacado que la exposición “ejemplifica la implicación y el espíritu de colaboración” que ha presidido el proceso de elaboración de la programación cultural para el V Centenario del nacimiento de la mística.

Obra de Venancio Blanco

Diálogo entre fe y cultura

La consejera se ha referido a la trayectoria de Venancio Blanco de la que ha dicho que no se entiende sin su producción religiosa y que sus creaciones nacen de una búsqueda de formas nuevas, de la ruptura con muchas de las obras seriadas que venían realizándose durante la primera mitad del siglo XX. De hecho, según ha añadido, “Escultura religiosa. Venancio Blanco” quiere ser “una manifestación del diálogo entre fe y cultura, entre la obra antigua y la actual”.

Está compuesta por obras pertenecientes a la Fundación Mapfre y del Museo Religioso Venancio Blanco, que fueron realizadas para la capilla del palacete del Monte del Pilar en El Plantío, en Madrid, y en ellas se resume la iconografía de la vida de Jesús. La mayoría de las piezas son las que el visitante podrá contemplar integradas en un edificio medieval declarado en 1993 Bien de Interés Cultural (BIC) -la iglesia de San Juan- que cuenta entre su patrimonio con algunas obras artísticas excepcionales. Entre ellas, el apostolado románico, un grupo en piedra realizado hacia el año 1200, que está formado por trece estatuas sedentes de Cristo y el colegio apostólico a los que se suman una virgen con Niño del mismo estilo y características. Asimismo, destaca una tabla de “Cristo Atado a la columna”, atribuida a Vicente Macip, además de un calvario de transición al gótico y la Virgen del Rosario, que preside un retablo manierista de 1563, obra de Juan de Montejo.

 

IMÁGENES:  Diferentes obras del escultor Venancio Blanco, vinculado a Las Edades del Hombre desde las primeras exposiciones de este movimiento cultural y religioso, en una muestra en Alba de Tormes (Salamanca). EFE