Profesionales del INAH han hallado en un radio cercano a la delegación de la Ciudad de México vestigios arquitectónicos, entierros humanos, piezas de cerámica y restos de un par de tlacuaches gracias a rescates arqueológicos. Estos fragmentos del Tláhuac prehispánico datan del dominio mexica de la Cuenca de México, que abarcó de 1200 a 1521 d.C.

Canal Patrimonio

CanalPatrimonio_RescateArqueologico_INAH1

Los arqueólogos Octavio Vargas Carranza y Eulogio Gustavo Rangel Álvarez, quienes trabajan en este terreno desde hace un par de meses, coinciden en que a través de estas excavaciones en espacios donde se harán obras de infraestructura pública, es como “podemos rescatar al Tláhuac histórico, el de las fuentes, y darle vida con el testimonio arqueológico”.

CanalPatrimonio_RescateArqueologico_INAH2

CanalPatrimonio_RescateArqueologico_INAH3

Los expertos de la Dirección de Salvamento Arqueológico del INAH han registrado evidencias arqueológicas en torno a 400 m² y a partir de los 90 cm de profundidad, han encontrado restos constructivos de los periodos Azteca I, II y III.

Vargas y Rangel explicaron que Tláhuac, antes de la desecación entre los siglos XIX y XX, era una isla enclavada en el Lago de Chalco que tenía sólo dos vías de comunicación con tierra firme, hacia Tulyehualco y al norte, a través de calzadas.

La gente de Tláhuac (anteriormente llamado Cuitláhuac) fueron de los primeros grupos en asentarse en la Cuenca de México, por eso, el penúltimo de los tlatoanis mexicas (gobernantes aztecas) fue originario de este lugar.

Los especialistas han excavado un espacio que debió componerse de diversos habitáculos ubicando al menos tres accesos. En uno de sus extremos encontraron parte de la osamenta de un individuo adulto, en cuyas extremidades inferiores estaban dispuestas, a modo de ofrenda: una olla, platos, cajetes y algunos caracoles. También encontraron una cista (excavación circular delimitada con piedras) en cuyo interior estaba la inhumación de un menor de entre 5 y 6 años al que le fueron colocadas cuatro navajillas prismáticas de obsidiana verde. Y en otra olla, se descubrió un entierro infantil, con molcajetes trípodes a su alrededor.

CanalPatrimonio_RescateArqueologico_INAH4

El arqueólogo Octavio Vargas ofreció detalles sobre la variedad de materiales que se han encontrado en el terreno, por ejemplo, piezas de cerámica con la representación de un Xólotl y un sello con la figura de un mono araña y el símbolo de un caracol recortado (ehecacoxcatl), distintivo del dios del viento Ehécatl; malacates finos, agujas hechas con hueso de venado, una pequeña representación del dios del Fuego Viejo, Huehuetéotl; un pendiente hecho con parte de un hueso craneal humano, herramientas de molienda y puntas de lanza, entre otros. INAH

CanalPatrimonio_RescateArqueologico_INAH5

IMÁGENES:

Fotografía 1: Arqueólogos del INAH han descubierto entierros humanos, restos arquitectónicos, así como un par de tlacuaches. Foto Melitón Tapia INAH

Fotografía 2: Arqueólogo Octavio Vargas. Foto Melitón Tapia INAH

Fotografía 3: Arqueólogo Gustavo Rangel. Foto Melitón Tapia INAH

Fotografía 4: Entierro de individuo adulto. Se observa la ofrenda compuesta por platos, cajetes, ollas y algunos caracoles. Foto Octavio Vargas INAH

Fotografía 5: Sello con la figura de un mono araña. Foto Melitón Tapia INAH