El Museo Sorolla cuenta con un nuevo inquilino. Se trata del “Retrato de don Juan Antonio García del Castillo“, cuñado del pintor valenciano, realizado en 1887 y adquirido por el Estado a un particular por el precio de 135.000 euros.

Canal Patrimonio_EFE

CanalPatrimonio_Sorolla_EFE

“Ahora la familia ya está completa”, ha afirmado exultante Consuelo Luca de Tena, directora de la pinacoteca madrileña dedicada al maestro de la luz, durante la presentación de la nueva adquisición. Y es que el museo ya contaba con retratos del propio Sorolla, de sus tres hijos, de su padre y de su esposa Clotilde. García del Castillo y Joaquín Sorolla se conocieron siendo estudiantes de la Escuela de Bellas Artes de Valencia y se hicieron amigos íntimos. “García lo protegió y ayudó en los primeros años de su carrera”, explicó Luca de Tena. También le presentó a su hermana Clotilde, con la que contrajo matrimonio en 1888.

El lienzo, firmado con la dedicatoria “A mi querido amigo Tono”, muestra a un joven elegante, vestido con traje de etiqueta -el que llevó el día de su boda con María Banús-, el rostro dibujado nítidamente, el negro del traje mostrando distintos matices, en contraste con el fondo blanco y luminoso. “Sin ser el Sorolla más reconocible de las playas y los niños, puede decirse que estilísticamente es un cuadro cien por cien Sorolla”, aseguró la directora del museo sobre el lienzo, que permanecerá expuesto al público hasta el próximo 1 de febrero. Entonces se someterá a un tratamiento de conservación y restauración y, una vez finalizado, volverá a exponerse en el museo, junto a otro retrato de Clotilde que Sorolla pintó en la misma época.

Adquirido a un coleccionista privado

El retrato del cuñado de Sorolla ha sido adquirido a un coleccionista privado. Miguel Ángel Recio, director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, explicó que la compra fue posible después de que la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico Español denegara la solicitud de exportación presentada por su propietario. El precio inicial era muy superior, de 455.000 euros, pero la negociación llegó hasta los 135.000 euros que el ministerio sí pudo afrontar. “La incorporación de este cuadro al Museo Sorolla nos produce una gran satisfacción, ya que enriquece un segmento de la colección que no estaba completo”, apuntó Recio.

Otras piezas en depósito temporal

CanalPatrimonio_Sorolla_EFE

El museo ha presentado también otros cinco nuevos cuadros que permanecerán temporalmente en sus salas con carácter de depósitos. Destaca entre ellos la pieza “Después del Baño” (1892), uno de los pocos desnudos que pintó Sorolla en su época temprana. De una gran belleza e impecable corrección académica, el cuadro muestra a una joven sentada mostrando su espalda, sus piernas envueltas en una toalla después del baño, y en él se observa ya el dominio de las tonalidades de blanco en la que con los años el pintor valenciano se convertiría en maestro.

“En esta etapa Sorolla estaba buscando su camino, probando distintas posibilidades. Hizo pintura regionalista, historicista grecorromana -con la que entronca este cuadro-, y orientalista, antes de entrar en la pintura social, hasta que por fin encontró su camino en la realidad sin adornos”, resumió Luca de Tena. Este cuadro permanecerá cinco años en el museo, al igual que “Elena en la Playa” (1909), un retrato de la hija menor de Sorolla que también cubre un vacío en la colección. Es un retrato contemporáneo al famoso “Paseo a la orilla del mar”, en el que aparecen Clotilde y su hija mayor María y que, de alguna manera, le completa, indicó la directora.

Las otros tres nuevas obras que engrosarán, temporalmente, la colección llegarán el próximo lunes a Madrid, procedentes de una colección privada norteamericana. Se trata de “El bote blanco. Jávea” (1905), “Sombra del puente de Alcántara. Toledo” (1906) y “Playa de Valencia” (1908). Los tres permanecerán en el museo madrileño hasta enero de 2016, fecha en que se incorporarán a la exposición “Sorolla en París”, que se celebrará sucesivamente en la Kunsthalle de Munich, el Museo del Impresionismo de Giverny y, finalmente, en el propio Museo Sorolla.

 

IMÁGENES:  El director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, Miguel Ángel Recio, observa el cuadro “Retrato de don Juan Antonio García del Castillo”, del valenciano Joaquín Sorolla, mientra una mujer observa la obra “Después del baño” ,  que permanecerá temporalmente en el Museo Sorolla de Madrid. EFE