El centro de cultura contemporánea Tabakalera de San Sebastián ha abierto sus puertas al público en un ambiente de gran expectación, que ha llevado a los donostiarras a esperar ante la gran afluencia de público que ha abarrotado sus amplios pasillos y galerías.

Canal Patrimonio

Inauguración de Tabakalera

Tras una semana de actos de inauguración, incluido los oficiales, Tabakalera se ha dejado visitar por los donostiarras de a pie, que han demostrado estar ávidos por conocer el resultado de años de obras en el emblemático edificio de la antigua fábrica de tabaco. Antes de abrir las puertas, el programa de actos se ha iniciado con un concierto en el exterior del grupo de punk femenino “Pottors ta Kitto”, que ha amenizado la espera con consignas feministas e, incluso, se ha atrevido a rescatar del pozo de la memoria colectiva el ya mítico himno de Las Vulpes “Me gusta ser una zorra”.

La directora de Tabakalera, Ane Rodríguez, ha tomado la palabra para dar la bienvenida a los ciudadanos que ya se mostraban impacientes. Cuando se han abierto las puertas del centro, las primeras en entrar han sido un grupo de antiguas trabajadoras de la fábrica de tabaco, quienes no han ocultado la emoción que les producía volver a penetrar en el edificio en el que algunas de ellas se emplearon durante años.

Un lugar para el recuerdo y la memoria

Centro Tabakalera

Ellas han protagonizado la actuación artística “Mañana Goodbye. Grupo de mujeres que trabajan juntas”, ubicada en la bodega del edificio, donde se pretende conservar la memoria de este espacio. El público ha abarrotado todos los espacios del edificio y ha curioseado por sus recovecos libremente, aunque Tabakalera ha organizado dos itinerarios para conocer el centro de la mano de varios artistas.

También ha quedado inaugurada para el público la exposición “Contornos de lo audiovisual“, que reúne obras de 28 artistas nacionales e internacionales.  El centro aún no está a pleno rendimiento, ya que aún faltan por ponerse en marcha algunos de sus espacios. Tabakalera trabajará un proyecto cultural basado en cuatro líneas de actuación: “las prácticas artísticas contemporáneas”; una iniciativa de “mediación” cultural; un laboratorio de cultura digital y tecnología denominado Hirikilabs, y la biblioteca de creación “Ubik”.

Sus amplias instalaciones se articularán además como “ecosistema cultural” que acogerá actividades y sedes de certámenes y organismos como el Festival de Cine de San Sebastián, el Instituto Vasco Etxepare, la Filmoteca Vasca, la Fundación Kutxa y la plataforma pública Zineuskadi, además de otros proyectos de carácter privado.

IMÁGENES: Vista del momento en el que ha abierto al público sus puertas el Centro Internacional de Cultura Contemporánea de San Sebastián Tabakalera, tras cuatro años de reformas y fotografía de una pareja que observa una instalación del espacio. EFE