El Museo de Bellas Artes San Pío V de Valencia expone desde hoy dos retratos de mujeres que el pintor valenciano Joaquín Sorolla regaló al arquitecto y humanista Vicente Traver Tomás, que fue alcalde de Castellón entre los años 1939 y 1942, y a su esposa.

Canal Patrimonio_EFE

Sorlla_EFE

La subdirectora del Instituto Valenciano de Conservación y Restauración de Bienes Culturales (Culturarts Ivacor) de la Generalitat, Carmen Pérez, ha presentado las dos piezas, que han pasado por un proceso de restauración, ya que sufrían desperfectos debidos al paso del tiempo. Sorolla retrató en estas dos obras, dedicadas personalmente a Traver y a su esposa, a una mujer con un clavel en el cabello que aparece en otros de sus cuadros y a otra mujer, no identificada, mediante la técnica del “gouache” sobre cartón de madera.

Se trata de “Retrato de una señora con flor roja en la cabeza” y “Retrato de señora”, fechadas en 1916 y que quedan expuestas en la sala Sorolla junto a otras 54 obras del artista, que dan a conocer la trayectoria artística y vital del pintor valenciano desde sus años de estudiante hasta el final de su carrera. En el primero retrata a una mujer joven, ataviada con falda negra y amplia blusa de color banco, en la que Sorolla hace un alarde de dominio técnico del color y la luz para simular las transparencias de la carne bajo la organza de seda de la blusa y que emanan una frialdad rota con la calidad de la flor roja en su pelo. El otro representa a una mujer de mayor edad, de aspecto venerable, en tres cuartos, ligeramente de espaldas y vestida con un traje de color rosa con un pañuelo semitransparente sobre sus hombros.

El procedimiento utilizado, ha señalado Pérez, suponía un complejo problema en cuanto a restauración, ya que sobre el cartón las pinceladas son “limpias”, pero después se forman escamas que provocan una “pérdida de película pictórica”. Además, el nivel de humedad y temperatura en los que se conservaban las piezas, enmarcadas en cristal, creó un “microclima” propicio para los hongos del suelo y el aire, que dibujaron manchas en las pinturas, ha explicado.

En el proceso de recuperación se extrajeron micromuestras de puntos específicas que aportaron información de materiales, técnicas de ejecución y alteraciones y, entre otros datos, revelaron que empleó una paleta de pigmentos compuesta por albayalde, amarillo, ocre, bermellón, ocre rojo, azul cobalto, verde de cromo, tierra y negros de huesos. Pérez ha señalado la “importancia, frescura y elegancia” de las obras que ahora luce el museo y ha subrayado la amistad que unía a Vicente Traver y a Joaquín Sorolla.

A la presentación de las piezas también han asistido el director de CulturArts, Manuel Tomás; la consellera de Cultura, María José Català, y un representante de la familia propietaria, Juan Ignacio Traver, al que acompañaban dos de sus hermanas. Traver ha agradecido su trabajo al equipo técnico de restauración formado por físicos, químicos y biólogos, y ha destacado que poner ambos cuadros a disposición de la sociedad valenciana para que los puedan disfrutar es la forma que tiene la familia de “contribuir”.

Català ha sostenido que las dos obras que se exponen suman una “mayor proyección” a la figura de Sorolla y dan a conocer la trayectoria vital y artística del pintor, así como la historia familiar de los Traver. La consellera ha considerado una “satisfacción” que la Generalitat haya “curado las heridas” que el tiempo había provocado en las pinturas. La familia Traver ha cedido los cuadros al Museo San Pío V a través de un comodato firmado con la Conselleria, que tendrá una duración de dos años prorrogables.

IMAGEN:  La Consellera de Cultura, Maria José Catalá (2 der.), posa con varios miembros de la Famila Traver junto a los dos cuadros de Joaquin Sorolla han sido cedidos al Museo San Pio V durante dos años. EFE