Con la publicación del Catálogo General de la Pintura del Siglo XIX del Museo del Prado se pone al alcance de la mano la historia de una de las colecciones de pintura española más desconocida.

Canal Patrimonio

La era, Goya

Dirigido por José Luis Díez, anterior jefe de conservación de pintura del siglo XIX en el Prado y actualmente director de Colecciones Reales de Patrimonio Nacional, y Ana Gutiérrez, el catálogo es fruto de más de quince años de trabajo.

Este trabajo ha permitido catalogar la colección completa, compuesta por 2.690 obras y coincide, ha recordado Miguel Zugaza, director del Prado, con la reordenación definitiva de los fondos estatales de las colecciones estables del Prado y del Reina Sofía. De acuerdo con el Real Decreto de 1995, en el que se establece la fecha de nacimiento de Pablo Picasso para asignar las obras a uno u otro museo, por primera vez cada museo contará con un inventario formalizado de este periodo. Desde la publicación del decreto, en ambos museos se ha trabajado para formalizar el reparto de obras, un compromiso normativo cuya finalización se firmará próximamente y que llevará consigo algún traslado de obras, “más del Reina Sofía al Prado que al revés”. No obstante, según Zugaza, se trata de obras que en su mayoría se encuentran en los almacenes o en depósitos. “No va a haber grandes cambios, pero sí un ajuste de inventario”.

2.690 obras dispersas por tres continentes

Con la publicación del Catalogo de pintura del XIX se culmina uno de los trabajos de catalogación más importantes de los realizados por el museo “y un proyecto largamente ambicionado”, según Zugaza, para quien a la dificultad que entraña un proyecto de tanta complejidad se sumaba la dispersión de las obras. Las 2.690 obras catalogadas se encuentran en tres continentes, en 84 ciudades y, solo en Madrid, en 49 edificios diferentes.

José Guirao, director de la Fundación Montemadrid, que ha patrocinado el proyecto, ha considerado también que la colección del XIX contiene unos fondos inmensos y poco valorados. “Esta investigación puede provocar que este periodo guste más y se afiance en el Prado”.

Goya y Picasso referentes de la colección del XIX

La muerte de Francisco de Goya en 1828 marca que los que mueren después de esta fecha están incluidos en las colecciones del XIX, que finalizan en 1881, año en que nació Picasso. “El establecimiento de estas fechas ha hecho que fijemos al detalle la muerte de los artistas, lo que nos ha llevado en ocasiones a cementerios y a todos aquellos lugares que nos permitieran establecer las fechas concretas”, ha recordado Ana Gutiérrez. Según esta conservadora de pintura del XIX en el Prado, todavía hay obras pertenecientes a la colección de pintura del XIX no localizadas que están “en búsqueda y captura”, un número que puede ascender a unas 250, cifra similar a las que se han recuperado durante estos años.

Exposición monográfica de Federico Madrazo

Retrato realizado por Federico Madrazo

Para José Luis Díez, es difícil resumir quince años de trabajo sobre una colección “que, cuando empezamos, estaba oculta. Ahora por fin ocupa su sitio”. Además, a diferencia de otras, no cuenta con un soporte documental. A lo largo de estos años “se han encontrado obras importantes como ‘La huelga de obreros en Vizcaya’, de Vicente Cutanda, o ‘La destrucción de Numancia’, de José de Madrazo”, ha recordado. Coincidiendo con la publicación del catálogo y con el bicentenario del nacimiento de Federico de Madrazo, el Prado ha organizado una exposición monográfica sobre este pintor, uno de los más influyentes de su tiempo.

Compuesta por 21 retratos que incluyen siete lienzos, doce dibujos y dos litografías, “Effigies amicorum. Retratos de artistas por Federico de Madrazo” permite reflexionar sobre el culto al arte de este pintor. Además, el museo ha presentado el retrato de “Sabina Seupham Spalding”, de Madrazo, adquirido por el Estado y adscrito al Prado en 2014, “uno de los mejores retratos femeninos de cuerpo entero del período más intensamente romántico de su autor”, en opinión de Javier Barón, jefe del área de conservación de pintura del XIX en el Prado.
IMÁGENES:  “La era”, uno de los cartones para tapices de Goya tras su restauración. EFE/Archivo y  El pintor Carlos Luis de Ribera, 1839 de Federico de Madrazo. Óleo sobre lienzo. Museo del Prado