La Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró hoy el yoga de la India y el merengue de la República Dominicana Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, informaron fuentes de esta institución.

Canal Patrimonio

canalpatrimonio_yogaindia_efeYoga de la India

Consideran que la filosofía subyacente a esta práctica “ha influido en numerosos aspectos de la sociedad de este país, que van desde la salud y la medicina hasta la educación y las artes”. Destacan la “unificación de la mente, el cuerpo y el alma para mejorar el bienestar mental, físico y espiritual de las personas” que lo ejercitan.

Esta práctica cultural se transmitía con arreglo al modelo de enseñanza maestro-alumno, pero actualmente hay monasterios (áshrams en hindi), instituciones educativas y centros comunitarios que también contribuyen a su transmisión.

El merengue de la República Dominicana

Consideran que este género “desempeña un papel activo en numerosos ámbitos de la vida diaria de la población: la educación, las reuniones sociales y amistosas, los acontecimientos festivos e incluso las campañas políticas”.

Unesco recordó que desde que en 2005 se proclamó el 26 de noviembre como Día Nacional del Merengue, todos los años se celebran festivales de esta práctica cultural tradicional en diversas ciudades de la República Dominicana. En los últimos años este ritmo tropical ha sido motivo de discusiones entre los que opinan que podría desaparecer por la escasa difusión en la radio o por las variaciones que ha sufrido con los años, y los que aseguran que esto no sucederá porque es parte de la esencia del dominicano.

Ahora, “se hace justicia universal a quienes por más de un siglo lo han cultivado, pues en sus inicios muchos de ellos, y el ritmo como tal, fueron discriminados por aquellos que entonces no veían el nacimiento de un elemento vital de nuestra identidad nacional”. Aunque “sino se busca una pronta solución” a la situación por la que atraviesa el género, este “podría desaparecer por completo de la radio, ya que apenas una pocas estaciones de Santo Domingo dedican un corto espacio para el merengue”.
“Lo que le sucede a nuestro ritmo es muy complejo y es momento de unir fuerzas para que en el futuro las nuevas generaciones lo sigan consumiendo, porque no es un secreto para nadie que los jóvenes de hoy conocen muy poco del merengue y sus exponentes”, subrayó.

Marta Florián_EFE

IMÁGENES: Practicantes de yoga participan en la celebración del segundo día internacional del yoga, el pasado mes de junio en la India / Parejas bailan merengue en el estadio Quisqueya, en Santo Domingo (República Dominicana). EFE/Archivo