Dos minutos para tener el resultado de una prueba de ADN, huellas dactilares cambiadas con sólo un trocito de plástico… son errores de series como CSI o películas como las de 007 que pone de manifiesto el libro “La ciencia en la sombra” (Ediciones Destino), un ameno análisis de las técnicas para investigar un crimen.

Canal Patrimonio

La ciencia en la sombra, Mulet

El autor de “La ciencia en la sombra”

J.M. Mulet (Denia 1973), es un profesor de Biotecnología en la Universidad Politécnica de Valencia y docente especializado en Biología Molecular y Celular de Plantas que quiso aprovechar un curso sobre genética forense para proponer una asignatura optativa sobre los ámbitos criminal y forense.

En su libro repasa los crímenes más célebres de la historia, las series y el cine a la luz de la ciencia forense. Es decir, cómo esta se aplica en la realidad para la resolución de los crímenes, pero también en la ficción, ya que a pesar de estar bien documentadas, determinadas series y películas cometen errores cuando “entran en detalles técnicos”.

Ejemplos de mala praxis

En la serie CSI en dos minutos se obtiene el resultado de una muestra de ADN cuando podían haber utilizado la “elipsis narrativa” para dar idea del tiempo real que se precisa. También, las forenses de la serie al recoger las muestras de cadáveres “barren” la escena con sus melenas sueltas.

En las películas de James Bond se cambian las huellas dactilares con un simple plastiquillo en el dedo. Un error garrafal ya que en la realidad es necesaria una complicada e ilegal operación para injertar en el dedo piel de la planta del pie.

Por todo esto, Mulet, aconseja a guionistas, directores y escritores que se documenten bien y que se dejen asesorar por especialistas en la investigación criminal y forense.

El futuro del crímen

Como la ciencia sigue avanzando, crímenes que podrían caer en el olvido pueden reactivarse. Tal es el avance en el ADN, por ejemplo, que dentro de muy poco podrá saberse hasta la hora de la muerte con una sola muestra.

Actualmente, el autor considera que vivimos en una sociedad “muy segura”, con índices de violencia muy bajos respecto a otras etapas de la historia.

¿Hay crímenes perfectos? Mulet no se atreve a asegurarlo. Más bien hay criminales “muy listos” e investigaciones “muy chapuceras”. Pero prefiere decir que hay crímenes sin resolver y que gracias a la ciencia cada vez será más difícil que esto ocurra.

La ciencia forense en España

Asevera Mulet, que contamos con un buen nivel, sobre todo en cuanto a especialistas, ya que son muchas las ocasiones en las que los equipos forenses españoles son llamados para resolver casos en el extranjero, como los antropólogos Francisco Echevarría o Miguel Botella. El problema, como pasa en el resto de la ciencia, está en los recortes en “dotación económica y medios” porque con ellos se “pierden muchos cerebros y técnicos” que emigran a otros países a trabajar. EFE_Sagrario Ortega

IMAGEN: Fotografía en la que un investigador coteja huellas dactilares tomadas durante una inspección ocular. EFE/Archivo