Tras seis años de reforma, el Museo Arqueológico Nacional (MAN) reabrirá mañana sus puertas al público, justo un día después de la inauguración oficial de las instalaciones por parte del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.  El objetivo de esta nueva etapa es lograr que el MAN sea la mejor representación museística de la historia de España y un referente a nivel Europeo.

Canal Patrimonio_EFE

MAN_EFE

Las cifras que rodean la reforma integral, que han afectado tanto a la arquitectura interior del edificio como al diseño museográfico, son un reflejo de la magnitud del proyecto. Más de 65 millones de euros de inversión y un incremento de más de 4000 metros en la superficie visitable del nuevo Museo. Aunque, el incremento mayor, de un 30,3 %, se ha producido en la superficie expositiva,  10.000 metros cuadrados, divididos ahora en 40 salas que exhiben 13.000 objetos, “que permiten el mejor paseo imaginable por la Historia de España a través de lo mejor de los bienes arqueológicos del país”, explican desde el Ministerio de Educación,  Cultura y Deporte.

Desde la Prehistoria hasta Grecia, la Hispania romana, la época medieval, la Edad Moderna, Oriente Próximo o Egipto, con piezas como la Dama de Elche, uno de los principales atractivos del museo, la Dama de Baza, el Sepulcro de Pozo Moro, el Tesoro de Guarrazar, el Orante de Gudea, el Crucifijo de Don Fernando y Doña Sancha, momias y sarcófagos egipcios o la esfinge de Agost. Todo ello completado por paneles y audiovisuales para conseguir un recorrido dinámico y didáctico, fundamentado en las más recientes investigaciones y estudios científicos.

El proceso de transformación:

Materiales como el mármol travertino, el roble y, principalmente, la madera de Merbau ranurada se han utilizado en una restauración que ha sido muy respetuosa con el histórico edificio del museo y que tiene una de sus curiosidades en el gabinete numismático y su cámara acorazada.  Una nueva imagen y unas instalaciones absolutamente transformadas sitúan al MAN  “como uno de los más importantes museos de arqueología y de historia de toda Europa”, comparable al Museo Acrópolis de Atenas, el Pergamon de Berlín o el Museo de Arqueología Mediterránea de Marsella, añaden desde el Ministerio.

La reforma, la de mayor calado que se ha hecho en un museo dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, ha girado en torno a tres ejes: la calidad, la innovación y la accesibilidad. El MAN, el museo de la historia de España, contiene los elementos más importantes y simbólicos del patrimonio histórico español más allá de las Bellas Artes, según su director, Andrés Carretero, para quien han “traído de golpe una institución del siglo XIX al siglo XXI”.

En esta renovación tiene un papel fundamental la presentación de su colección. Según el director, lo normal es que el montaje de una colección permanente de este tipo dure una generación, de 25 a 30 años, “por lo que hay que ser comedido en su presentación, no se puede experimentar. Hay que pensar que el discurso y la puesta en escena es a largo plazo”. En el aumento de superficie y en la reordenación de los usos dentro del edificio “quien ha salido ganando de forma especial es el público”, en opinión de Carretero quien consideró que se ha optado por exhibir unas 2.000 piezas menos que antes porque se ha considerado más idóneo para la narración.

Al tesoro de la fragata Mercedes estará dedicada la primera muestra temporal que se organice en el reformado museo, aunque todavía no hay fecha concreta ya que se está coordinando con el Museo Naval, que también será sede de la misma. El MAN abrirá mañana, 1 de abril, las puertas al público, que accederá de forma gratuita hasta el día 21.

 

IMAGEN: El ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, antes de la presentación de la reforma integral de Museo Arquelógico Nacional. EFE