El Museo Picasso de Barcelona acoge la exposición “Picasso/Dalí. Dalí/Picasso”, la primera que explora la relación entre estos dos artistas, que reúne 78 obras, entre pinturas, dibujos, collages, esculturas y grabados, así como abundante documentación.

Canal Patrimonio

Canalpatrimonio_daliPicasso1_efe

Coproducida con el Dalí Museum de San Petersburgo (Florida, EEUU) en colaboración con la Fundación Gala-Salvador Dalí de Figueres, la exposición, que ha tenido un presupuesto de cerca de un millón de euros y que estará abierta al público hasta el 28 de junio, muestra obras procedentes de más de 25 museos y coleccionistas privados de Europa y Estados Unidos. El director del Museo Picasso, Bernardo Laniado-Romero, ha subrayado que “es la primera vez que se estudia la productiva relación que hubo entre estos dos gigantes y la exposición revela los momentos más ricos de esa interactuación, sin esconder sus contradicciones”.

“El objetivo no ha sido contar que ambos personajes son de algún modo similares, sino más bien contribuir a su comprensión”, ha dicho el comisario de la exposición, William Jeffett, conservador del Dalí Museum de San Petersburgo, quien ha señalado que el visitante podrá acercarse a los dos artistas y observar su obra con una nueva luz, en aquellos momentos en los que ambos se encontraron. Según Jeffett, la exposición constata que el artista ampurdanés vivió uno de los momentos más intensamente experimentales de su carrera tras visitar el estudio de Picasso en París en los años 20: pasó de realizar un simple ‘análisis’ de la obra picassiana a desarrollar un lenguaje artístico propio y totalmente surrealista.

Itinerario expositivo

El itinerario expositivo comienza con dos autorretratos reveladores, uno de Picasso con peluca de 1898-1900, en el que aparece al estilo neoclásico, y otro de Dalí de 1921 en el que se muestra con un sombrero alado oscuro y fumando en pipa. Esos paralelismos continúan en la ternura del amor paternofilial que evoca “Desamparados” (1903), del malagueño, y “Cabeza de hombre y niño” (1924-1925), del ampurdanés; en “Frutero” (1917) y “Naturaleza muerta (sandía)” (1924); o en “Retrato de Olga” (1917) y “Retrato de mi hermana” (1923 y 1926).

La exposición presenta, probablemente por primera vez en Europa desde los años 30, “La profanación de la hostia” de Dalí, cedida sólo para esta ocasión por The Dalí Museum, así como 29 obras que solo se verán en Barcelona, una tercera parte del total expuesto. Se exponen también “Desnudo femenino” y “Bañistas”, ambas pintadas por Dalí en 1928, que, en palabras de Jeffett, “se presentan conjuntamente por primera vez en Europa desde que fueron expuestas originariamente en Zúrich en torno a los años 20 y 30”.

Según la tesis de los comisarios Jeffett y Juan José Lahuerta, Dalí desarrolla “una relación de admiración que empieza incluso antes de conocerse personalmente, cuando a principios de los años veinte el joven Dalí se inicia en las vanguardias”. De Picasso se exponen obras maestras como “Naturaleza muerta con busto antiguo”; “Grupo de desnudos femeninos”; “Naturaleza muerta delante de una ventana”; “Saint-Raphaël”; “Mujer sentada”; “Copa de absenta” y “Mujer en un sillón rojo”, así como “Metamorfosis” y el collage “Cabeza”, que pertenecía a Dalí y Gala y que ambos donaron al Museo Picasso en 1963 en la apertura del centro. De Dalí sobresalen “Retrato de María Carbona”; “Venus y cupidos”, “Mesa ante el mar. Homenaje a Erik Satie”; “Aparato y mano”; “Los primeros días de la primavera” y “La chaqueta afrodisíaca”.

CanalPatrimonio_daliPicasso_EFE

Correspondencia entre ambos

Además de la obra pictórica exhibida, “Picasso/Dalí, Dalí/Picasso” se completa con una selección de 33 documentos, que incluye correspondencia enviada a Picasso por Gala y Dalí. Su experiencia en Barcelona y Cataluña en sus inicios, el cubismo, la vuelta al clasicismo o el surrealismo son momentos de confluencias entre ambos artistas, período que se cierra con la Guerra Civil española, que cada uno de ellos “trata de forma poderosa y a menudo alegórica”: Dalí con “Premonición de la Guerra Civil” y Picasso con “Guernica”, en la muestra representados por dibujos preparatorios.

La exposición concluye el diálogo de ambos con Velázquez y su obra, muy especialmente con “Las Meninas”, cuando “a finales de los años 50 los dos artistas toman conciencia de su lugar en la historia del arte”, apunta Jeffett. Del parafraseo con Velázquez surgen pinturas como “Las Meninas” (1957) o “Copia de El niño de Vallecas de Velázquez” (1895) de Picasso; o “Velázquez pintando a la infanta Margarita con las luces y las sombras de su propia gloria” (1958) y “Detrás de la ventana, a la izquierda, donde sale una cuchara, agoniza Velázquez” (1926), de Dalí.

IMÁGENES:Una visitante ante ” Naturaleza muerta con busto antiguo”, de 1925 y obra de Pablo Picasso, y “Cabeza” (d), de 1926 y obra de Salvador Dali, mientras otra observa “El muchacho enfermo, autoretrato en Cadaqués” (d), de 1921, obra de Salvador Dalí y “La comida frugal”, de 1904, obra de Pablo Picasso, dos de las obras que se pueden ver en el Museo Picasso de Barcelona. EFE