La exposición “Cubismo y guerra. El cristal en las llamas”, que reunirá más de 80 obras de Picasso, Juan Gris, Diego Ribera, Georges Braque, Henri Matisse, Fernand Léger Maria Blanchard o Gino Severini, será la estrella de la programación que el Museu Picasso de Barcelona ha preparado para 2016.

11419355m

Bernardo Laniado-Romero, director del museo Picasso, ha explicado hoy que esta exposición, comisariada por Christopher Green, profesor emérito de Historia del Arte en el Instituto Courtauld de Londres, está centrada en la supervivencia de la vanguardia artística europea establecida en París durante la Primera Guerra Mundial, y su respuesta al conflicto bélico.

Las obras que se expondrán, realizadas entre 1913 y 1919, son, según el director, “una muestra de artistas en la retaguardia que responden a la guerra con un estallido de energía”, que se centra especialmente en tres artistas: Picasso, Gris y Ribera.
Las obras para esta exposición, que se inaugurará el 20 de octubre y que estará abierta hasta el 29 de enero de 2017, proceden de cesiones de algunos de los museos más importantes del mundo.

Exposiciones internacionales

Del programa 2016 destaca también la exposición “Picasso, retratos”, un proyecto que se presentará primero en Londres y que es una colaboración con la National Portrait Gallery de la capital británica.
Esta exposición “redefine los parámetros establecidos del concepto del retrato en Picasso”, un tema que no se trata desde 1996, ha destacado Bernardo Laniado-Romero.

La muestra, que se verá en Londres de octubre de 2016 a febrero de 2017, y en Barcelona del 2 de marzo al 25 de junio de 2017, es una nueva percepción de lo que para Picasso significa el retrato, “un espacio donde constantemente el pintor rompe fronteras y significados establecidos”.

Otra exposición que ha preparado el Museo será “Picasso antes de Picasso”, que se expondrá en el Museo Louisiana de Arte Moderno (Humlebaek, Dinamarca), compuesta por 27 dibujos de la colección del museo barcelonés que “narran la historia de la formación de Picasso, desde academias antes de su escolarización, hasta su paso a través del sistema educativo por su padre y la escuela la Llotja, de retratos, paisaje y vida urbana”.

A cambio de organizar esta exposición, el Picasso ha recibido en depósito tres grandes obras del último periodo de Picasso, pintadas en 1959, 1961 y “El jugador de cartas” de 1971, que se colgarán la próxima semana.
Para junio de 2016 también se ha organizado una selección de fotografías en las que se ve a Picasso trabajar en cerámica. Este año se presentará un nuevo catálogo de pintura y escultura del Museo (el último es de 1984) tras revisarse 304 pinturas y 2 esculturas.

Además, se trabajará en la investigación de algunas obras de Picasso como “El Arlequín”, “La mujer con Mantilla” y “El monumento a Colón”, entre otras, cuyos resultado se presentara en el III Simposio Internacional de restauración que organiza el Museo para el próximo año.

Durante la presentación del programa para 2016 se ha informado de que el presupuesto de este año es de 8,94 millones de euros (350.000 más que en 2015), y que más del 91 % de los ingresos se generan por el propio Museo. La aportación del Ayuntamiento de Barcelona es de 750.000 euros, algo más del 8 % del presupuesto.

Durante el acto, Berta Sureda, comisionada de Cultura del Ayuntamiento de Barcelona, ha anunciado que en junio acaba el contrato con el actual director del Picasso, que ha tenido una prórroga de un año, “porque una ley de abril de 2015 obliga a que se haga por concurso público, al que se puede presentar Bernardo Laniado-Romero”.
Al ser preguntado el director si piensa presentarse, ha contestado que “no tengo decidido si participaré”, matizando que “el trabajo de un director de un museo no se hace en 4 años porque son proyectos de larga duración, y especialmente en un museo de ámbito internacional como es el Picasso”.