Los sitios cluniacenses y el románico son de los recursos turísticos más importantes para Palencia, no solo por su belleza sino por su valor educativo e histórico. Es por eso que la Diputación Provincial, junto a la Asociación Cluny Ibérica, ha decidido programar para el 19 de mayo una jornada sobre el valor de los sitios cluniacenses en el Hotel Real Monasterio de San Zoilo en Carrión de los Condes. El evento busca dar continuidad a la candidatura de los sitios cluniacenses para lograr la distinción de Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO

 

La jornada está enfocada en potenciar el valor de los sitios cluniacenses y conectar con las audiencias del siglo XXI en el ámbito del patrimonio cultural,  dando a conocer así a palentinos y expertos en patrimonio, historia del arte y comunicación, lo que Cluny ha significado para la provincia de Palencia a lo largo de los siglos. El evento incluirá dos coloquios y las actuaciones musicales de Magdalia Medieval y el rabelista y músico palentino Miguel Abad

También acudirán figuras como; Sara Rubayo, presentadora de TV e historiadora del arte; Diego Rubio, responsable del sitio web y las redes sociales de Arte Viajero; Javier Traité, historiador, escritor y comunicador; el influencer especializado en viajes Carlo Cuñado; y  José Daniel Navarro, arquitecto y fotógrafo creador de Correuret, un perfil de Instagram sobre el patrimonio cultural de Castilla y León que llega a miles de personas.

La jornada requiere de inscripción previa disponible hasta el 16 de mayo. 

La orden cluniacense y su importancia 

La orden cluniacense se funda por Guillermo el Piadoso, duque de Aquitania, en el año 909 al promover la construcción de una abadía y el establecimiento de una comunidad monástica en la ciudad borgoñona de Cluny. Su importancia nace del hecho de que reformó la vida monástica y transformó los territorios en los que se asentó, además de crear el primer gran estilo medieval europeo con una estética común y establece una nueva liturgia. Su edad de oro se produce en el siglo XII con más de mil ochocientos sitios cluniacenses repartidos por toda Europa Occidental.