Los reyes de la Inglaterra renacentista del siglo XVI, de Enrique VII y su hijo Enrique VIII -cuya primera reina consorte fue Catalina de Aragón- a Isabel I, “la reina virgen” cuya muerte cerró la dinastía, exponen su historia y su leyenda en “Los Tudor”.

Canal Patrimonio

CanalPatrimonio_Tudor1_expo_Paris_Efe

La muestra reúne más de un centenar de piezas en el Museo de Luxemburgo, de ellas medio centenar de óleos, reflejo del esplendor y las vicisitudes de esta estirpe inaugurada en 1485 con la proclamación de Enrique VII, al término de una guerra civil de 30 años entre los Lancaster y los York, “la guerra de las dos rosas”. En el terreno de la leyenda destaca Enrique VIII y su turbulenta sucesión, con dos anulaciones matrimoniales. La primera de su primera esposa tras dos décadas de convivencia y seis embarazos sin lograr un varón superviviente; la segunda con Anne de Cleves, pocos meses después de la ceremonia.

La evocación de ese rey, cuya primera ruptura amorosa llevó a la creación de la Iglesia Anglicana, incluye las decapitaciones de dos de sus seis reinas consortes: Ana Bolena, madre de la futura Isabel I, y Catherine Howard, ambas acusadas de adulterio, así como la muerte en parto de Juana Seymour, madre de Eduardo VI (1537-1553). Catalina Parr, su sexta esposa, fue llamada a impulsar la reconciliación del soberano con María, nieta de los Reyes Católicos, quien tras quedar invalidado el matrimonio de su madre se convirtió en hija ilegítima, pero terminó reinando de 1553 a 1558; así como de su hermanastra Isabel, que le sucedió en el trono hasta 1603.

CanalPatrimonio_Tudor2_Expo_Paris_EFe

El reflejo de la leyenda en el arte

Los espacios que articulan la muestra comienzan y terminan con la leyenda y sus repercusiones en el arte y la literatura de su tiempo y de siglos posteriores, que tanto interesó a escritores y compositores románticos del siglo XIX, como Víctor Hugo, Dumas, Rossini o Donizetti. Una leyenda que rozó el cine por primera vez en 1922, en el primer largometraje dedicado a los Tudor, “Elisabeth”, protagonizado por Sarah Bernhardt, del que se puede ver un fragmento, o más recientemente y con el mismo título, la cinta creada en 1997 por Shekhar Kapur, donde Cate Blanchett interpreta a la última Tudor.

El recorrido es estrictamente cronológico, pero se quiere dar “la sensación de que la leyenda envuelve la historia”. No en balde es “un producto de esa historia y de la imagen que ellos mismos escenificaron en vida y que fue recuperada en siglos posteriores”, declaró la comisaria francesa, Cecile Maisonneuve. Los préstamos para esta primera exposición en Francia sobre “Los Tudor”, abierta hasta el próximo 19 de julio, proceden en su mayor parte de colecciones públicas y privadas británicas, pero también de Francia, Austria, Estados Unidos y Holanda, precisó. La muestra, que ya se exhibió previamente en la National Portrait Gallery de Londres, en el marco del proyecto “Making Art in Tudor”, reúne numerosas obras maestras de artistas anónimos y creaciones de célebres pintores como Hans Holbein el Joven. María Luisa Gaspar

IMÁGENES: Unos visitantes observan retratos de la reina Isabel I de Inglaterra, durante su visita a la exposición “Los Tudor”, mientras otros hacen lo propio con la pintura “Enrique VIII”, del artista alemán Hans Holbein le Jeune, durante su visita a la exposición “Los Tudor”, en el museo Luxemburgo de París, Francia. EFE