La gabarrería ya es un oficio prácticamente extinguido, aunque ha sido una forma de vida durante décadas en el municipio segoviano de El Espinar. Por eso, con el fin de recordar y preservar esta tradición, el Nuevo Mester de Juglaría ha dedicado su último disco a los gabarreros de esta zona.

Canal Patrimonio

Ocho años después de su disco “Titirimundi”, el veterano grupo de folclore castellano vuelve a presentar un trabajo monográfico con “la misma ilusión y ganas”, “Gabarrerías”, pero esta vez para difundir el trabajo de los gabarreros, que se dedicaban a coger leña del monte y transportarla para venderla a las fábricas y calentar los hogares.

Trece canciones que toman la letra de las historias del libro de Emilio López Laorga que detallan los lugares de El Espinar en los que se desarrollaba el oficio, las herramientas, la técnica, el trabajo de los caballos o los paisajes, pero también los riesgos y los miedos de la profesión, ha explicado uno de los componentes más veteranos, Fernando Ortiz.

En este álbum, que presentan el 4 de marzo en El Espinar, encontramos al Mester en su estado “más puro” y, aunque en algún tema se apoyan en instrumentos como la flauta y el bombardino, en la base musical de todos los temas están instrumentos tradicionales como la guitarra, la bandurria, el laúd, la percusión y la dulzaina.

Jotas, seguidillas, romances y pasacalles revelan los entresijos de este sacrificado oficio centenario, al que hace 50 años se dedicaban doscientos hombres de la zona de El Espinar durante los 365 días del año, haciendo frente a las temperaturas bajo cero tan habituales de los montes de la sierra de Guadarrama.

Proyecto cultural

La musicalización y adaptación de este proyecto cultural, patrocinado por el Ayuntamiento de El Espinar, ha requerido un año de trabajo por parte de este grupo segoviano, que atesora 48 años de experiencia, 28 discos y cerca de 2.000 conciertos en directo.

Ortiz ha aclarado que, aunque la presentación del disco se realice el próximo sábado en el teatro Gonzalo Menéndez Pidal de El Espinar, el objetivo es promocionarlo por toda España, porque, pese a que las canciones tienen connotaciones locales, el tema es, a su juicio, “de interés general”.

De hecho, aunque ya tienen cerrados en torno a una decena de conciertos en Burgos, Valladolid, Barcelona y varios municipios de Segovia, ha indicado que a lo largo de 2017 superarán la veintena.

Folclore

En cuanto a la situación del folclore en España, Ortiz ha lamentado el escaso apoyo institucional y la protección “prácticamente nula” que se le da en Castilla y León y es que -en su opinión-, “si sobrevive, es gracias a la iniciativa popular“.

Otra de las cuestiones que han llevado a este grupo impulsor de la canción tradicional española a estar ocho años sin sacar disco ha sido la complicada situación de la industria discográfica, que tal y como ha apostillado el intérprete está “seriamente amenazada por la piratería y las descargas gratuitas”.

Eso sí ha asegurado que la evolución desde su inicios en la música folk, con tan solo 17 años, ha sido notoria y que “afortunadamente ahora hay mucha gente joven que ha tomado este camino y se ha quitado los prejuicios de encima”, un aspecto que se puede ver también en el público multigeneracional que asiste a sus conciertos.

Por otra parte, Ortiz ha anunciado que el grupo está trabajando en un nuevo proyecto de archivo y clasificación de una recopilación musical que abarca desde la década de los años 70 hasta la actualidad, aunque ha advertido que no verá la luz este año debido al “minucioso y lento” trabajo que requiere. EFE

IMAGEN: El músico Fernando Ortiz, uno de los fundadores del grupo de folclore Nuevo Mester de Juglaría, uno de los más antiguos de España que aún mantiene sus actividad, creado hace 48 años. EFE