La Nationalgalerie de Berlín acogerá la primera exposición monográfica a nivel mundial dedicada al escultor italiano Rembrandt Bugatti (1884-1916) especializado en la representación de animales, y hermano del conocido constructor de coches de alta gama, Ettore Bugatti.

Canal Patrimonio_EFE

6089147m

La exposición, que cuenta con 83 figuras del artista transalpino, se inaugurará el próximo viernes y se mantendrá hasta el 27 de junio en el museo de la capital alemana. El comisario de la exposición, Philipp Demandt, se declaró muy “satisfecho” por haber conseguido reunir un importante número de obras de uno de los autores más “significativos” de inicios del siglo XX y que, sin embargo, está poco representado en los museos oficiales.

Demandt recordó que en Alemania sólo la Nationalgalerie posee un bronce de Bugatti, un autor “autodidacta”, que siempre manifestó su predilección por “los animales y los retratos”. Bugatti se especializó en la realización de figuras de animales en bronce en un intento de captar a través de su obra la personalidad propia de cada uno de los animales que representaba. Hijo del diseñador de muebles milanés Carlo Bugatti y hermano del fundador de la marca de automóviles Bugatti, mostró pronto sus aptitudes artísticas y el tema que lo ocuparía toda su vida.

Con sólo 16 años expuso su primera obra en Milán, un año después llevó tres de sus piezas a la Cuadrienale de Turín y en 1903, otras dos a la Bienale de Venecia, ante de mudarse a París con su familia en 1904. En París, Bugatti tuvo la oportunidad de profundizar en su pasión gracias al zoo con el que contaba la ciudad, así como de convivir con los grandes creadores de las vanguardias artísticas que poblaban a principio del siglo XX la capital francesa, como Picasso o Matisse.

Esta necesidad de seguir estudiando más cerca a los animales fue la que lo impulsó a abandonar París en 1906 y dirigirse a Amberes (Bélgica), que contaba con uno de los zoológicos más importantes de Europa. En Amberes, el artista transalpino tuvo la ocasión de continuar con su obra, hasta que con el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914, los alemanes sitiaron la ciudad belga, provocando la muerte por inanición de los animales, lo que llevó a Bugatti a caer en una fuerte crisis personal. Tras el desastre de Amberes, donde el artista pudo experimentar el horror de la guerra, volvió a París donde durante sus últimos meses se concentró en la realización de figuras, tigres e incluso un Cristo crucificado, un motivo nada usual en la obra del artista.
Finalmente, el enero de 1916, un deprimido Bugatti se quitó la vida con sólo 31 años en su taller de París mediante la inhalación de gas.

 

IMAGEN: La experta Anke Daemgen (d) posa junto a las esculturas “Asian Elephant” (i) y “Begging Elephant”, del artista italiano Rembrandt Bugatti (1884-1916), durante la presentación de la retrospectiva que dedica al artista la Old National Gallery de Berlín (Alemania). EFE