Las pinturas más icónicas y sensuales de Pedro Pablo Rubens, junto a otras de sus herederos artísticos más directos como Rembrandt, Edouard Manet o Pablo Picasso, centran desde hoy una de las mayores exposiciones para este otoño del Museo de Bellas Artes de Bruselas (Bozar).

Canal Patrimonio_EFE

Rubens_EFE

“Sensación y Sensualidad: Rubens y su legado” es el nombre de la exposición que recoge el Bozar hasta enero de 2015 y que reúne más de 160 obras, de las que 44 son pinturas, bocetos al óleo, dibujos y grabados del propio Rubens (1577-1640) que están en “diálogo” con algunas de las obras de sus sucesores artísticos. La muestra, que es la primera colaboración del Bozar, con el Museo Real de Bellas Artes de Amberes y la Real Academia de Artes de Londres, permitirá “redescubrir la obra de este genio indomable que ha resistido la prueba del tiempo” y mostrar su influencia en el mundo de la pintura, explicaron sus organizadores.

El pintor barroco de la escuela flamenca “era tan polifacético que atraía a los artistas de todas las nacionalidades incluso fuera de Europa”, resaltaron sus organizadores. Durante cuatro siglos fue el “gran modelo” para pintores como Rembrandt (1606-1669), Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682), Eugène Delacroix (1798-1863), Pierre-Auguste Renoir (1841-1919) o Pablo Picasso (1881-1973), entre otros.

El Quentin Tarantino del siglo XVII:

El Bozar denomina cinematográficamente a Rubens como “el Quentin Tarantino de su época”, pues desarrolló su propio estilo personal a través de la creación de escenas fuertes, contundentes y que “exudaban lujuria y estaban marcadas por la violencia”. De igual forma, los organizadores resaltaron la sensualidad que el pintor flamenco reflejaba en sus obras a través de sus retratos familiares informales, paisajes y escenas pastorales, danzas campesinas y jardines de amor, en el que fue un precursor del Rococó, el Romanticismo y el Impresionismo.

Por ello, el museo belga decidió reunir las dos facetas del pintor a través de seis temas: la violencia, el poder, la lujuria, la compasión, la elegancia y la poesía para explorar su vida y arte. Cada uno de los temas “demuestran los vínculos de las obras maestras de Rubens y el trabajo de los artistas que vinieron tras de él”, señalaron los expertos de la institución. Así, por ejemplo, “La caza del tigre”, de Rubens, se encara a la pintura “La caza del león”, de Delacroix,  o la imitación que hace Manet de “La pesca” frente a “La bacanal en Andros” de Rubens.

Rubens1_EFE

El jardín del amor, viaja desde El Prado:

La muestra refleja a su vez el interés selectivo que desprendía entre los distintos países vecinos: los españoles preferían sus obras religiosas, mientras los ingleses se inspiraban en sus retratos y paisajes, y los franceses se veían atraídos por su erotismo y poesía. De forma excepcional, una de las joyas de la colección del Museo del Prado de Madrid, “El jardín del amor” de Rubens ha viajado hasta Bruselas para reunirse en el Bozar con los bocetos y pinturas preparatorias procedentes de los museos de Ámsterdam y Metropolitano de Nueva York, para conocer cómo esta famosa composición tomó forma.

Durante los próximos meses, el Bozar además rendirá un homenaje al pintor flamenco a través de la música, el cine y la literatura, otras de las disciplinas artísticas para las que ha sido fuente de inspiración en el último siglo. El museo ofrecerá una serie de conciertos con piezas contemporáneas al pintor bajo el nombre “The Musicall Humors of Rubens”, la actuación del grupo vocal e instrumental belga Huelgas Ensemble e, incluso, ofrecerá un encuentro literario con escritores y proyectará la obra que el documentalista belga Henri Storck hizo sobre Rubens en 1948. Tras la clausura de la exposición en el Bozar, la muestra se trasladará a la Real Academia de las Artes en Londres, donde permanecerá hasta abril de 2015. EFE_Raquel Castán.

 

IMÁGENES: Fotografías facilitada por el Museo de Bellas Artes de Bruselas (Bozar), de la obra de Pedro Pablo Rubens “El jardín del amor”, de 1635 y de la obra de Edouard Manet “La Pesca”, de 1862 – 1863, que forma parte de la exposición “Sensación y Sensualidad: Rubens y su legado”. EFE