Escribió la “Biblia Regia”, la segunda versión editada en varias lenguas, una obra que comenzó en León y en la que incluyó como novedad el siriaco (asirio o caldeo), además de un diccionario. Es Benito Arias Montano, a quien exaltará el Instituto Bíblico y Oriental de León en una gran exposición.

Canal Patrimonio

Expo Biblias León- EFE- 11092013
El próximo año se cumple el quinto centenario de la “Biblia Complutense”, la primera biblia políglota escrita en España, concretamente en latín, griego, hebreo y arameo. Con motivo de este aniversario, el Instituto Bíblico y Oriental de León (IBO), único en España en su género, prepara una gran exposición de textos bíblicos en la que destacará al humanista Arias Montano, uno de los mejores orientalistas de todos los tiempos.

La exposición se organizará en León, “una ciudad donde el orientalismo tiene poso, ya que este religioso de la orden de los Jerónimos que vivió dos o tres años en la ciudad, donde se inspiró para crear su biblia”, explica Jesús García Recio, director del IBO, considerado una autoridad mundial en los estudios orientales y de semiología.

Que Arias Montano comenzara su obra en León es un dato que prácticamente se desconocía, como otras tantas muchas cosas del autor. Hubo un humanista, Gaspar Morocho Mayo que quiso escribir una gran biografía de este orientalista, pero falleció antes de concluirla, afirma García Recio. Con esta exposición, se pretende encumbrar a Arias Montano y colocarle en el lugar que se merece.

La figura de Arias Montano
Nacido en Fregenal de la Sierra (Badajoz) y fallecido en Sevilla, Arias Montano escribió la “Biblia Regia”, o “de Amberes”, por encargo del rey Felipe II, ya que era prácticamente imposible para los estudiosos de la época hacerse con un ejemplar de la “Complutense”, escrita por el cardenal Fray Francisco Jiménez de Cisneros. “Tuvimos la desgracia de que varios de los barcos que tenían previsto repartir la ‘Biblia Complutense’ por Europa se hundieran, de ahí que quedaran tan poco ejemplares”.  Para solucionar el asunto, Felipe II encargó una versión de la biblia políglota a Arias Montano, quien la hizo y mejoró. La “genialidad” de esta nueva biblia estribaba en que incluyó el siriaco como novedad, además de otros elementos pedagógicos, como un diccionario que sirvió de ayuda para leer los textos bíblicos, así como ilustraciones, mapas y descripciones de monumentos, como el Templo de Salomón, entre otros.

La Biblia como obra
La exposición que prepara el IBO para el próximo año incluirá el ejemplar de la biblia de Arias Montano que conserva la entidad. Con esta exposición, el Instituto Bíblico y Oriental de León pretende no sólo ensalzar la figura de Arias Montano, sino también contribuir a situar a la biblia en el lugar que se merece. “Últimamente, está un poco orillada”, lamenta García Recio. Se ha relegado a la catequesis y las clases de religión, pese a la importancia de esta obra, que fue considerado como un “magnífico libro de gramática y diccionario” y fuente de inspiración de poetas.

IMAGEN: El Instituto Bíblico y Oriental (IBO) prepara una gran exposición de textos bíblicos en León en la que difundirá la obra de Benito Arias Montano, autor de la primera biblia políglota que introdujo un diccionario y la lengua siriaca. EFE