El videoartista neoyorquino Bill Viola (1951) ha inaugurado “Mártires”, primera instalación de vídeo en movimiento que se expone de forma permanente en la catedral de San Pablo de Londres.

Canal Patrimonio_EFE

BillViola_Londres_EFE1

Se trata de cuatro pantallas verticales de vídeo que se exponen en uno de los laterales cercanos al altar mayor de la catedral anglicana y que muestran el sufrimiento causado por los cuatro elementos de la naturaleza: agua, aire, tierra y fuego. Este pionero del videoarte definió esta obra como una “muestra de lo más importante que puedes sacrificar, la vida”, y dijo que recoge “el proceso de morir y llegar a Dios”. Esta es la primera vez que una catedral británica alberga una obra digital en movimiento de vídeo de manera permanente.

Once años de trabajo y la ayuda de Norman Foster:

El artista, que ha inaugurado monográficas en los principales museos del mundo, ha estado gestando este proyecto durante once años y para el diseño ha contado con la ayuda del arquitecto británico Norman Foster. La imágenes en movimiento de cascadas de agua cayendo sobre una persona, del aire moviendo un cuerpo que pierde la vida, y de dos hombres tragados por el fuego y la tierra tratan de representar “el pasaje más oscuro de los mártires”, según los organizadores.

La pareja y productora de Bill Viola, la fotógrafa Kira Perov, describió la obra expuesta como “la expresión de los misterios del universo mediante los cuatro elementos de la naturaleza, ya que el agua, la tierra, el aire y el fuego son lo que pueden hacer más fuertes el mundo”. Perov explicó que la exposición de la obra en la catedral de San Pablo de Londres tiene el fin de que “las personas que vienen aquí de visita desde todas las partes del mundo, con o sin creencias religiosas, puedan ver la expresión de ideas y misterios del Universo”.

El arte como expresión de la esperanza:

“Actualmente muchas personas sienten que el mundo se viene abajo, que hay muchos problemas y tragedias y el arte puede ayudar a dar esperanzas de que las cosas pueden mejorar, de que el futuro será mejor”, según declaró Viola. Viola relata que decidió que la cámara sería su modo de expresión artística en los años setenta pues “el vídeo era un recurso emergente cuando era estudiante de arte, fuimos pioneros en hacer arte mediante grabaciones, ya que creo que los directores de la época la usaban simplemente como un juguete”.

Al mismo tiempo, la obra de Viola de 1993 “Tiny Deeath” estará expuesta hasta la primavera de 2015 en el museo Tate Modern, al otro lado del puente sobre el río Támesis, obra de Norman Foster. Viola tiene doctorados honoris causa por la universidad de Siracusa en Nueva York (1995), la Escuela del Instituto de Arte de Chicago (1997) y el Royal College of Art de Londres (2004). También ha recibido numerosos premios, entre ellos, el de comandante de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, el XXI Premio Internacional de Cataluña y recientemente le ha sido otorgado el Praemium Imperiale, máxima condecoración artística de Japón.

 

IMAGEN: El artista estadounidense bill Viola posa junto a su instalación de video “Mártires (Tierra, Aire, Fuego, Agua)” en la Catedral de San Pablo en Londres (Reino Unido) hoy. EFE