Los patios de Córdoba viven hoy una segunda juventud, lanzados al reconocimiento internacional tras ser declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pero a nadie en se le escapa que la mayoría de las personas que dan lustre a esta tradición están, en muchos casos, bien entrados en años.

Canal Patrimonio

CanalPatrimonio_patiosminiatura_EFE

De ahí que una de las tareas más importantes que se ha marcado la sociedad civil cordobesa en los últimos años es concienciar a los más pequeños de que esta fiesta es parte de su ADN cultural, una tradición cuya supervivencia y esplendor futuro depende de ellos. En esta tarea de concienciación se enmarca el taller que la asociación Aprendiendo Juntos ha llevado a cabo con niños de entre 8 y 11 años de distintos colegios de Córdoba (la mayoría del Tirso de Molina), y que ha cristalizado en la exposición “Patios Cordobeses En Miniatura”, que se puede ver en el Patio Andaluz de la Diputación de Córdoba durante esta semana.

Son un total de veinte los patios expuestos en la Diputación, sin las colas que están protagonizando esta edición y sin el calor que está extenuando a los turistas y visitantes y a las plantas, puesto que, en este caso, están hechas de materiales reciclables. “Cartón, papel, lentejas, habichuelas, cartulina, plastilina. De todo un poco”, explica Jesús García, uno de los monitores de este proyecto, que destaca que el segundo objetivo era enseñar a los pequeños a reciclar materiales que ellos normalmente tiran a la basura, y usarlos para construir cosas.

Realizados a partir de fotografías

Así, los geranios, gitanillas, claveles, macetas y balcones floreados no necesitan en este caso riego alguno, puesto que están hechos de materiales que no toleran el agua, mientras que los suelos empedrados tan cordobeses son lentejas y habichuelas, y las barandillas de los balcones, pajitas convenientemente coloreadas. Patios que, en alguna ocasión, resultan una copia muy parecida del modelo real, un modelo que no pisaron, porque, tal y como explica García, los pequeños realizaron estos mini-patios a partir de fotografías durante cinco fines de semana. “Han realizado su trabajo a partir de fotos, cambiando lo que no les gustaba y añadiendo cosas nuevas, pero todos están basados en patios reales”, especifica el monitor, que añade que los niños no sabían mucho de estos espacios antes de empezar con el taller.

En este sentido, el diputado delegado de Cultura, Antonio Pineda, destaca que la importancia de este taller está en que la cultura cordobesa cale desde pequeño, algo en lo que ve primordial que los centros educativos tengan esa implicación. Pineda, que resalta que los trabajos expuestos son “realmente una maravilla”, aclara que “los patios están más vivos que nunca. Lo hemos visto con la afluencia que estamos teniendo. Y creo que siempre han estado ahí, pero ante el interés tan general, se ha multiplicado la atención por algo que los demás tanto valoran”, añade el diputado, que apela al orgullo de “ser cordobés”, ante una tradición que despierta un interés tan internacional como es la fiesta de los patios. EFE_Juan Velasco.

IMAGEN: Un hombre mira parte de los veinte pasos en miniatura que se han llevado a cabo con niños de entre 8 y 11 años, en la exposición “Patios Cordobeses En Miniatura”, que se puede ver en el Patio Andaluz de la Diputación de Córdoba durante esta semana. EFE