El proyecto y la obra para la reforma de una vivienda unifamiliar en la localidad palentina de Matamorisca, realizado por el arquitecto Jesús Castillo Oli,  es uno de los finalistas de la XII Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo, a la que se presentaron un total de 583 trabajos. La obra, ejecutada por PyR, Patrimonio y Restauración, empresa gestionada por la Fundación Santa María la Real, formará parte, por tanto, de una exposición que podrá verse en el espacio Matadero de Madrid.

Canal Patrimonio

viviendamatamorisca1_JustinoDiez

Transmitir a la sociedad “la importancia y el valor que la arquitectura y el urbanismo de calidad poseen en la definición y la transformación de nuestras ciudades y paisajes“. Éste es uno de los principales objetivos de la XII Bienal Española de Arquitectura y Urnismo, convocada por el Ministerio de Fomento. En esta edición, a la que se han presentado un total de 583 trabajos, correspondientes a obras realizadas en el bienio 2011-12, ha sido seleccionado como finalista el proyecto y la obra de reforma de una vivienda unifamiliar en la localidad palentina de Matamorisca, diseñado por el arquitecto Jesús Castillo Oli y realizado por la empresa PyR (Patrimonio y Restauración).

El Jurado de la Bienal ha tratado de seleccionar aquellas obras que mejor representen cuestiones como “la necesidad de afrontar construcciones sostenibles, la protección del territorio y el paisaje, la revitalización de centros urbanos, así como el tránsito de una política basada en la construcción de obra nueva hacia la reconversión y reutilización de estructuras y recursos existentes“.  Así, han premiado 15 proyectos y  han destacado otros  27 finalistas, entre los que se encuentra la reforma de la vivienda de Matamorisca. Tanto los trabajos premiados como los finalistas formarán parte de un catálogo y de la exposición que acogerá el espacio Matadero de Madrid, a partir del jueves, 14 de noviembre, y hasta el 19 de enero de 2014.

La “no” restauración

El proyecto diseñado por Jesús Castillo Oli tuvo muy en cuenta que “rehabilitar un edificio tradicional significa salvaguardar nuestro patrimonio y hacer arquitectura SOStenible por partida doble”. Así, la intervención en la vivienda de Matamorisca, un edificio  en ruinas,  se basa en la simbiosis entre el edificio a restaurar y el nuevo a ejecutar. Sigue el principio de la “no restauración”, de la no rehabilitación; por el que el nuevo edificio se desliza entre las paredes arruinadas del edificio original, entiende su tipología, pero mantiene sus propias determinaciones compositivas y de uso; la nueva construcción se mueve entre los viejos lienzos, que son totalmente necesarios para dar sentido a la propuesta. El proyecto desarrollado en Matamorisca constituye, en definitiva, un ejemplo claro de que la nueva Arquitectura necesita la ruina, el caos, el desorden para materializarse y dotarla de significado, la nueva Arquitectura se funde en una simbiosis,  parasita al viejo edificio, que a su vez necesita al nuevo inquilino para sobrevivir.

Finalmente, cabe recordar que, desde su primera edición, la Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo ha ido integrando un conjunto de actividades específicamente relacionadas con la Arquitectura, organizadas por las diversas instituciones colaboradoras. Entre ellas, esta exposición itinerante, que recoge aquellas obras que por sus cualidades han sido merecedoras de ser premiadas o finalistas en la Bienal. El lema de la XII BEAU 2013 es Inflexión/Turning Point, y alude al proceso de transformación en que se encuentra inmersa la arquitectura española en el momento actual. La difícil situación económica está poniendo de manifiesto las contradicciones de una actividad que ha producido en los últimos tiempos obras de altísima calidad arquitectónica, junto a otras actuaciones desmesuradas y en ocasiones abandonadas o infrautilizadas.

IMAGEN: Detalle de la vivienda unifamiliar de Matamorisca (Palencia), diseñada por el arquitecto Jesús Castillo Oli / Archivo FSMLR_Justino Diez