Exposición "Viajar en la Edad Media"

El Museu Episcopal de Vic (MEV) propone, hasta el 14 de febrero, un viaje espacio/ tiempo para mostrar al visitante cómo era la movilidad en el mundo medieval y cómo ha ido evolucionando con el correr del tiempo el concepto de viaje.

Canal Patrimonio

Exposición "Viajar en la Edad Media"

“Viajar en la Edad Media” es el título de esta exposición, que ha pasado ya por el Museo de Cluny de París y el de Bargello en Florencia, para hacer visible una temática muy estudiada por los especialistas pero difícil de visualizar dadas las escasas huellas que han quedado del transitar por sendas, mares y caminos medievales.

Un centenar de objetos, procedentes de una docena de museos catalanes y del resto de Europa, sirven para recrear los viajes reales e imaginarios medievales. Testimonios materiales y gráficos que ayudan a reconstruir y comprender mejor estos periplos: desde unos zapatos de “pata de oso” a un astrolabio para medir la altura del sol, pasando por sillas de montar de lujo, que daban cuenta del estatus social de su propietario o las humildes conchas e insignias de los peregrinos…

Organizada en colaboración con los Museos de Cluny en Francia, el Bargello de Florencia y el Schnütgen de Colonia, la exposición nace en al amparo de la Red Europea de Museos de Arte Medieval, para poner de manifiesto cómo con medios materiales mucho más limitados que hoy, la sociedad medieval no era tan sedentaria como puede parecer. La movilidad quedaba reducida, eso sí, al transporte marítimo y al terrestre, bien a pie, a caballo o en carro.

Nueve secciones

piezas de la exposición "Viajar en la Edad Media"

Las motivaciones, sin duda, eran muy diversas. Debía desplazarse la novia que iba a vivir a otro lugar tras su boda; el peregrino que recorría grandes distancias en búsqueda de beneficios espirituales; el aventurero en busca de nuevos retos; el guerrero, que defiende o conquista un nuevo territorio; el comerciante, que traslada sus productos… La limitación de recursos hacía que viajar requiriera, sobretodo, tiempo y que el desplazamiento fuera mucho más selectivo que hoy en día.

A través de nueve secciones el Museo de Vic recoge, por un lado, las principales motivaciones de los viajeros y, por otro, las características de los viajes. Así, en la exposición se pueden ver objetos que, hoy por hoy, constituyen la prueba del recorrido realizado por conocidos viajeros de la época. Es el caso del Abad Oliba quien, como pone de manifiesto la Lipsanoteca de Tost, se desplazó a Roma en el siglo XI. Junto a él, el matrimonio francés del siglo XIII compuesto por Gautier y Alamanne, que se trasladaron a Palestina donde murieron, tal y como pone de manifiesto la lápida procedente de Acre (Israel). Otros viajeros presentes en la exposición son Abraham de Acde y Creixent de Grasse, judíos provenzales del siglo XIV, de cuyo paso por Alejandría da cuenta uno de los documentos de la exposición.

Libro catálogo de piezas y actividades paralelas

Pieza de la exposición "Viajar en la Edad Media"

Como complemento al recorrido expositivo, se ha diseñado un libro-catálogo que, además de presentar los contenidos y piezas de la muestra, incorpora artículos de doce historiadores y medievalistas internacionales que abordan en profundidad cuestiones como la navegación en la Edad Media, la cartografía medieval, la figura de Ramon Llull, los croatas, el viaje en la literatura medieval, las rutas del arte o la percepción de los viajantes de Damasco en la época, entre otros.

Además se han organizado una serie de encuentros que bajo el título “Viajar en la Edad Media y en el siglo XXI”, pretenden abrir el debate y el diálogo con expertos y profesionales de los distintos ámbitos abordados en la muestra, la más ambiciosa de las realizadas hasta ahora por el MEV.

 

IMÁGENES: Fotografías facilitadas por el Museo Episcopal de Vic (MEV) que muestran parte de las piezas de la exposición “Viajar en la Edad Media”, abierta hasta el 14 de febrero de 2016.