Construida a principios del siglo XVIII, la obra anónima de estilo barroco salomónico, está ubicada en el muro testero de la parroquia conocida como El Beaterio y ha sido restaurada por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Canal Patrimonio_INAH

CanalPatrimonio_retablo_INAH

Considerado el único altar novohispano que se conserva en Colima, el retablo de la Virgen María del templo de San Felipe de Jesús ha recuperado, gracias a esta intervención, su magnificencia y esplendor. La obra anónima de estilo barroco se construyó, posiblemente, a principios del siglo XVIII. El objetivo del proyecto ha sido el de conservar y restaurar el retablo de madera dorada, así como seis esculturas ubicadas en sus nichos, flanqueados por columnas salomónicas: San Pedro, San Pablo, San Juan Bautista, San José con el Niño, la Virgen con el Niño y el Padre Eterno.

La obra presentaba deterioros ocasionados por haber sido desmontada en varias ocasiones para su traslado a distintos lugares. Un hecho que había ocasionado la pérdida de elementos estructurales y algunas modificaciones. Pablo Vidal Tapia, uno de los restauradores, informó de que como parte del proyecto se hizo la reposición de las piezas estructurales faltantes, que se elaboraron con madera de cedro. Además se eliminaron los ‘parches’ o enlenzados que cubrían el 80 por ciento de los nichos y se consolidó la madera carcomida, además de fumigar el retablo para erradicar termitas. Igualmente se ha tratado la policromía: el fijado del dorado, la limpieza especializada de la lámina metálica, y resane de faltantes y eliminación de repintes en el caso de las esculturas, lo que ha permitido recuperar la policromía estofada y los encarnados originales.

En la etapa final, se armó y ensambló el retablo de acuerdo con su técnica de manufactura y los indicios de ensamble existentes, recuperándose su sistema constructivo original. En el desarrollo del proyecto participó la Sociedad Defensora del Tesoro Artístico de México (Sodetam) Capítulo Colima.

 

IMAGEN: Fotografía facilitada por el INAH del retablo restaurado en Colima.