En el capítulo 2 de este monográfico visitábamos San Martín de Frómista, Nogal de las Huertas y San Isidoro de Dueñas. Para cerrar el apartado dedicado a la consolidació del románico en la provincia de Palencia, nos asomamos hoy al monasterio de San Zoilo en Carrion de los Condes.

 

Situado extramuros de la villa, al otro lado del río, se sabe que en el segundo cuarto del siglo XI ya existía allí un viejo cenobio dedicado a San Juan Bautista que fue donado por el rey Fernando I a un magnate de su corte, Gómez Díaz, a la sazón conde de Carrión, Saldaña y Liébana. Este noble y su mujer, Teresa Peláez, constituyeron un monasterio familiar al que dotaron ampliamente y en el que llegaron a establecer su propio panteón. Recorremos sus salas guiados por nuestro compañero, Pedro Luis Huerta, historiador en la Fundación Santa María la Real.

 

Restos de la iglesia de San Pedro de Valdecal y uno de los capiteles del templo que se conserva en el MAN

 

Además, visitaremos y repasaremos la historia de otros lugares como San Justo de Quintanaluengos, San Pedro de Valdecal, San Vicente de Becerril del Carpio (Puebla de San Vicente), Santa Eufemia de Cozuelos o Santa María de Carrión de los Condes.

 

 

Descarga aquí el capítulo 3

 

EN ENTREGAS ANTERIORES: