El juicio por el robo de siete obras maestras del Museo Kunsthal de Rotterdam se reanuda hoy en Bucarest seis semanas después de la última vista.  Cuando aún existen dudas sobre si las obras fueron destruidas,  los ladrones han ofrecido revelar su ubicación a cambio de un proceso en Holanda.

Canal Patrimonio

ObrasRobadas_Bucarest_EFE22102013
El abogado de Radu Dogaru, principal acusado, declaró en la última sesión, el pasado 10 de septiembre, que cinco de los siete lienzos robados hace un año podrían estar en Moldavia y otros dos en Bélgica. Dogaru ha advertido de que si su juicio no se celebra en Holanda, nunca revelará el paradero de las obras de arte, entre las que se encuentran un Picasso, un Gauguin y dos Monet y que suman un valor total de unos 100 millones de euros (132 millones de dólares).

Los letrados de los cinco acusados, todos de nacionalidad rumana, aseguran que sus clientes desconfían del sistema judicial del país balcánico. Así, mientras los ladrones negocian las condiciones del juicio, cabe recordar que la madre de Dogaru confesó,  en un primer momento,  que había quemado los cuadros para destruir pruebas y proteger así a su hijo.

Los presuntos ladrones se apropiaron el 16 de octubre de 2012 de “Cabeza de Arlequín”, de Picasso; “La Lectora en Blanco y Negro”, de Matisse; y “El Puente Waterloo de Londres”, de Monet. “El Puente Charing Cross de Londres”, también de Monet; “Mujer delante de una ventana abierta, llamada la novia”, de Paul Gauguin, “Autorretrato”, de Meyer de Haan, y “Mujer con los Ojos Cerrados”, de Lucian Freud, completan la lista de obras sustraídas.

IMAGEN:  Los rumanos Eugen Darie (c) y Radu Dogaru (d), acusados del robo de obras de arte de un museo Kunsthal de Rotterdam, a su llegada al juzgado de Bucarest para la primera vista. EFE/Archivo