El Ayuntamiento de Estrasburgo acoge durante esta semana la exposición fotográfica “Complicidades. Diego y Frida”, compuesta por 35 imágenes que repasan las pasiones y los acontecimientos políticos que marcaron la vida de los dos artistas mexicanos.

Canal Patrimonio

ExpoFridayDiego_Estrasburgo_EFE26112013

La muestra, organizada por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México y la Representación Permanente ante el Consejo de Europa, procede del Instituto Nacional de Antropología e Historia y del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura. Según la exdirectora de la Casa Estudio de Diego Rivera, Magdalena Zavala, la exposición da cuenta de “las complicidades compartidas por ambos artistas, que no sólo fueron amantes, pareja, militantes y pintores, sino que también enarbolaron toda una generación de cambio en el México moderno”.

La mitad de las fotografías son de autores desconocidos y el resto están firmadas por Agustín V. Casasola, José María Lupercio, Hugo Brehme, Tina Modotti, Enrique Díaz, Lucienne Bloch, Ismael Casasola, Louis Riley, Esther Born y Nacho López. Las primeras instantáneas proceden de la época de la Revolución mexicana de 1910. Ocho imágenes los muestran juntos en diferentes etapas de los 25 años que compartieron: en un 1 de mayo y el día de su boda (1929), en una manifestación del Socorro Rojo (1931) y Frida mecanografiando una carta dictada por Diego (1933). También aparecen firmando su segunda acta matrimonial (1940), conversando en la Casa Azul y frente a su colección de arte prehispánico (1943), compartiendo mesa en San Ángel (1945) y en Coyoacán (1952).

La exposición ofrece la última imagen pública de Frida, tomada en Ciudad de México el 2 de julio de 1954, sólo 11 días antes de su muerte. También hay fotografías suyas guiñando un ojo, retratada en 1942 o trabajando en su estudio de Coyoacán. Rivera aparece pintando los murales de la Creación  y del Palacio Nacional, en su estudio de Altavista, con Trotsky o trabajando en su estudio el año de su muerte.

Un último panel explicativo, que cierra la exposición afirma  de Diego y Frida que “la muerte los hace cómplices eternos, referentes uno del otro, su vida no tienen sentido sin el otro, ambos se dan significado y cobijo, ambos se encuentran en la muerte por siempre”.

IMAGEN:  Una mujer observa algunas instantáneas de Frida Kahlo y Diego Rivera. EFE/Archivo