El denominado “Gabinete Sorolla”, un espacio expositivo permanente en Valencia, dará a conocer las obras del artista valenciano que forman parte de los fondos de la Fundación Bancaja. La iniciativa se pone en marcha coincidiendo con la celebración este año del 150 aniversario del nacimiento de Sorolla.  La primera pintura que se expone es “¡Triste herencia!”, que se expone al público en una amplia sala junto con reproducciones de estudios previos y documentos históricos sobre el mismo, como fotografías y recortes de prensa de la época.

“¡Triste herencia!” muestra una escena al atardecer de un monje en la orilla del mar, acompañado de una veintena de niños enfermos o huérfanos, algunos de ellos bañándose, procedentes del hospital valenciano de San Juan de Dios. Según ha explicado la bisnieta del artista, Blanca Pons-Sorolla, el pintor tuvo la idea de plasmar esta estampa cuando, en el verano de 1899, iba paseando por la playa, vio al cura acompañando a los niños desvalidos y se sintió “impresionado” por la escena. Al artista le costó pintarlo porque “solía plasmar alegrías” e incluso hubo momentos en los que pensó en abandonar su creación, hasta que su amigo Vicente Blasco Ibáñez “le animó a concluirlo”, ha desvelado.

Reconocimiento internacional
Queriendo dar a las escena un dramatismo intenso, el pintor prefirió el sol de la tarde, y en el lienzo cobra especial protagonismo el mar, muy oscurecido, salpicado de figuras junto al monje de niños, algunos con muletas, iluminados por un intensa luz e introduciéndose en un “mar sanador”. La pieza, que se mostrará hasta el 2 de noviembre, supone la culminación de la pintura de temática social y del reconocimiento internacional de este pintor valenciano, ya que con ella obtuvo el premio Grand Prix en la Exposición Universal de París en 1900.

Avatares vividos
Al finalizar la muestra, se ofreció la obra al Estado español pero finalmente fue a parar a manos de un coleccionista español residente en Nueva York, que a su vez lo vendió a un magnate americano. Finalmente, la obra quedó depositada en la iglesia de la Quinta Avenida de la ciudad neoyorquina durante más de setenta años, hasta que la por entonces Caja de Ahorros de Valencia la adquirió en 1981 “por 22,2 millones de pesetas, una cantidad nunca alcanzada antes por un ‘Sorolla'”, según ha explicado el vicepresidente de la Fundación Bancaja, Vicente Montesinos. Para la bisnieta de Sorolla, regresó entonces a España una obra que “nunca debió salir de aquí” y que refleja el inseparable compromiso social que guió al artista en su trayectoria.

Tras “¡Triste herencia!”, el Gabinete Sorolla de Valencia acogerá otras obras del fondo de Fundación Bancaja, entre las que destacan “Al agua”, “Arrastre del bou” y “Barcas de pesca”.

IMAGEN: El Gabinete Sorolla, un espacio expositivo permanente de los fondos de la Fundación Bancaja de la obra de Joaquin Sorolla, se abre con el cuadro “Triste Herencia” junto con estudios previos y documentos históricos sobre el mismo. EFE